En la fiesta samurai todos nos convertimos en japoneses, dejamos los zapatos fuera, y llenamos el club de tatamis. Celebramos el cumpleaños de Javi Cid, que aprovechó para conseguir casi 100 Vieuros. Entre jacuzas, samurais y soldados imperiales, tuvimos la oportunidad de aprender caligrafía japonesa, comer con palillos, lucha de catanas, y una magnífica merienda final!

Leave a reply

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.