El sábado 26 el club se transformó en una de las calles más peligrosas de Nueva York en los años treinta, donde mafias de gangster se movían con libertad y sobre todo, movían mucho dinero. El asalto a la sucursal central del banco de Vieiro enfrentó a los dos clanes más poderosos de la ciudad, donde la destreza y saber invertir los vieuros en los momentos acertados hizo que unos ganaron muuuuucho dinero y otros lo perdiran todo.

Leave a reply

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.